miércoles, 5 de diciembre de 2012

La luna en llamas

 orillas plácidas y senderos de luna roja en el agua
destello de tu sombra bordado en húmedo vaivén
clepsidra detenida como el deseo
en el borde de mi lengua
que te busca como si fueras un destino furioso
y te encuentra en la piel caliente
en el abrazo contenido
en el beso robado
en el latido violento de tu corazón que no miente
en la sonrisa escondida
en la mirada profunda
en el gesto reprimido
en la respiración voraz
la tuya y la mía
preludio exquisito
de una batalla primitiva
que los dos ganamos y perdemos
entre rumores incoherentes apenas exclamados
y sedosos embates
tu cuerpo contra el mío
en el mío sobre el tuyo
convulsionados palpitantes
líquidos curiosamente anidados
agotados y radiantes

la luna en llamas
vos yo
y un aroma a sudor y jazmines


2 comentarios:

efa dijo...

El "curiosamente" del final es un lograzo. Ojo, sin desmerecer lo previamente dicho por tus versos.
Salud

Alex dijo...

La incursión en esta cosa ¿erótica? era algo que quería hacer. Me alegra que el curiosamente te haya gustado :)